Ella pensó que oyó un gato llorando en el bosque pero luego ella vió pequeños dedos y pies

Notas 10073 Visitas

Cuando nos convertimos en madres, automáticamente sentimos más compasión por todos los niños, aunque no sean tan encantadores y perfectos como el nuestro, bromeaba, la oficial de policía Luisa Fernanda Urrea en Colombia (Sur América) luego de su reciente descubrimiento.

La oficial Urrea fue llamada a la escena de un crimen cuando la señora de 59 años Edinora Jiménez encontró un niño que había sido abandonado en el bosque y con su cordón umbilical aún conectado.

«Yo estaba recogiendo algunas naranjas cuando oí algo llorando», dijo Jiménez. Pensé que era un gato hasta que miré más de cerca y vi que era una niña.

La niña estaba al punto de darle hipotermia y también con mucha hambre. Sin dudarlo, Urrea, la nueva mamá, corrió a la enfermería con la niña hambrienta para salvar su vida.

Ella penso que oyo un gato llorando en el bosque pero luego ella vio pequenos dedos y pies

«Soy una madre primeriza y tengo leche, y reconozco las necesidades que esta pobre criatura tenía» Urrea dijo sus noticias locales.

La niña está ahora en el cuidado del estado, buscan un hogar adoptivo para ella — y para el padre o padres, que le abandonó. Podrían enfrentan cargos por intento de homicidio.

Los doctores dicen que el bebé no habría sobrevivido si no fuera por las acciones heroicas de Urrea. La oficial ha sido considerada una héroe local, pero según ella, sólo hacía lo que cualquier madre hubiera hecho.

El bebé se ha recuperado muy bien y está ahora en condiciones sanas gracias a los instintos maternales de Urrea y el despliegue de amor maternal.

Me alegro de que el tiempo de Dios sea tan perfecto que puso a la persona adecuada en el momento justo para salvar a este precioso bebé.

COMPARTE esta historia para promover los buenos valores y la valentía que tuvo esta oficial.

Compartir

Comentarios